10 formas de evitar las lesiones al correr

10 formas de evitar las lesiones al correr

Correr sin lastimarse. Este es uno de los grandes trucos para disfrutar de la carrera. No hay algo peor que salir a trotar con miedo a lesionarse. Ten en cuenta varios factores:

  1. No olvidar que es una actividad de alto impacto.

Cada vez que el cuerpo hace contacto con el suelo, el sistema muscular y esquelético absorbe tres veces el peso de la persona. Por lo tanto,  si trotas aproximadamente unos cinco kilómetros por vez, debes sumarle a tu peso corporal varias toneladas. Por ésta razón, antes de recorrer grandes distancias, desarrolla un tono muscular suficiente que te permita soportar los microimpactos de la carrera.

  1. Trabajar todo el cuerpo.

No caigas en el error de pensar que sólo hay que ejercitar las piernas. La espalda y la zona lumbar sufren una gran parte de esa carga. Los abdominales, por ejemplo, son fundamentales para “sujetar” el tronco.

  1. Utilizar las zapatillas adecuadas.

Está claro que el calzado tiene una influencia decisiva en la ausencia de lesiones. En la carrera hay dos factores determinantes que incrementan el riesgo de lastimarse: la falta de amortiguación y la de estabilidad. La primera hace que el sistema muscular tenga que absorber toda la fuerza del impacto. Y la estabilidad no es menos importante, porque si la zapatilla es muy blanda y se deforma con el uso, terminará pisando mal forzando a los pies y rodillas a unos apoyos desalineados que pueden tener efectos imprevisibles.

  1. Mantenerse en el peso ideal.

El corredor “pesado” es más propenso a lesiones que el flaco.

  1. Preferir la tarde o la noche para entrenar.

A la mañana el cuerpo está frío por eso es más sensible a las lesiones que en otro momento del día.

  1. Disfrutar del ejercicio.

Practicar éste deporte no debe ser una tortura. Hay que saber entender al cuerpo cuando dice “basta”.

  1. Trotar correctamente.

Una deficiente técnica de carrera es el principal motivo de muchas lesiones.

  1. Descansar cuando hay un dolor.

Es preferible parar de correr dos o tres días antes que arriegarse a sufrir una lesión.

  1. Usar plantillas si no pisas bien.

Si sueles tener problemas en los tobillos y rodillas, además de darte cuenta de que la suela de las zapatillas se desgasta de un sólo lado, necesitas plantillas.

  1. Buscar lugares naturales para correr.

Lo mejor, la grama. El asfalto es sólo recomendable para carreras rápidas.

Fuente: www.revistabuenasalud.com

Share