Los 6 pasos para cambiar de hábitos alimenticios

Los 6 pasos para cambiar de hábitos alimenticios

Antes de dar el primer paso necesitas reforzar dos aspectos fundamentales: mejorar la imagen que tienes sobre ti mismo y pensar en positivo. Para generar la fuerza de voluntad que necesitas debes creer en ti mismo, mejorar la percepción que tienes sobre ti y visualizar la persona que quieres llegar a ser. Alejar los pensamientos de derrota y ver la parte positiva de las cosas te ayudará.

Una vez estamos con la actitud correcta debemos pasar por estos 6 pasos básicos para cambiar de hábitos alimenticios:

  • Tomar concienciade los comportamientos o actitudes que estas realizando que perjudican tu salud y no te permiten cumplir tu objetivo: comer chocolate todos los días, beber alcohol siempre que salgo, comer de manera compulsiva cuando estoy triste… Tienes que identificar cuales son tus barreras y obstáculos que no te dejan perder peso, sentirte sana, tener mejor circulación o verte más atractiva.
  • Buscar la motivación necesaria para cambiar. Una vez que hemos tomado conciencia, la motivación es nuestro motor de cambio. Ésta está ligada a procesos cognitivos como el aprendizaje, la memoria y, especialmente, con la emoción. Si tus objetivos no te hacen vibrar y no te emocionan de alguna manera, los abandonarás con mucha facilidad. Sin emoción no habrá la ilusión y la fuerza necesaria para superar limitaciones y miedos que encontrarás en el camino al cambio.
  • Debes marcar una metau objetivo concreto. Tenemos que pautar un fin medible, específico, marcado en un tiempo concreto y alcanzable para que no genere frustración. Por ejemplo, en un año llegará tu décimo aniversario de boda y habéis decido casaros de nuevo. Tu motivación puede ser ponerte de nuevo ese vestido de novia. Una vez que marcamos la meta, deberíamos ver cómo lo hacemos. Para ello crearemos un plan de acción: todas las cosas que vamos a hacer para conseguirlo. Debemos plantearnos objetivos pequeños como beber más agua o marcarme horarios de comidas para que el cambio de hábitos sea sencillo, paulatino y efectivo.
  • Usar la sustitución como herramienta. Como decía Einstein: “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Sí cada vez que salgo estresado del trabajo voy directamente al bar a tomarme unos vinos, lo cambiamos por algo saludable e igual de satisfactorio: salir a pasear, darse un masaje o un baño de espuma. Tenemos que generar nuevos ritualesque nos produzcan la misma sensación de relax o placer que las conductas dañinas.
  • Algo muy importante en los cambios de hábitos es la  La frecuencia y la repetición son las clavespara decirle al inconsciente que esa acción nueva es un hábito. La constancia y la fuerza de voluntad acompañadas de la motivación son las claves del éxito de tu plan de acción.
  • El último paso es premiarte. Sin premio no hay motivación. Se debe llevar un control de la evolución y recompensarte. Por ejemplo, cuando estés a mitad de llegar a la meta regálate un viaje, un buen restaurante o un vestido nuevo.

Fuente: www.nosotras.com

Share